Si has llegado hasta aquí es porque necesitas un copywriter o un storyteller

O porque buscas aprender a comunicar con coraje y diferencia y con ello conseguir cosas, posiblemente vender más.

O tal vez mover masas, cambiar opiniones, ilustrar ideas, convencer audiencias, cambiar el mundo.

O sea, vender.

Si es así, por aquí vas bien.

(*Por cierto, leer esta página te llevará seis minutos. Si solo dispones de 30 segundos, te lo explico en ultrabreve aquí).

Copywriter y storyteller, decía. ¿En qué se distinguen? En muy poco, y eso ahora no importa. Escritura persuasiva, para que nos entendamos.

O sea, uno que escribe para que vendas o consigas.

Ejemplo:

¿Te suena de alguna peli ese soldado que escribía las cartas a las mujeres de sus camaradas soldados por seis cigarros?

Bueno, pues ese soldado no lo sabía, pero era un storyteller o un copywriter.

Y tú estás aquí porque eres el otro soldado.

Dicho de otro modo:

Estás aquí por una razón y te lo digo muy a buenas, pero muy en serio:

Sabes teclear, pero no escribir.

Espero no haberte ofendido. ¿Te ofenderías si te digo que no sabes tocar el piano o la viola? 

¿Que no sabes poner un implante dental?

No ¿verdad? Cómo vas a saber si no has practicado nunca. 

Escribir es igual, pero con eso hay mucho lío. Con la gente que cree que por juntar palabras, ya sabe escribir.

Con la gente que se pregunta qué pasa con su negocio cuando se tiene que preguntar qué pasa con su comunicación: 

Qué pasa con sus copys y sus textos y la historia que cuentan. 

Con los bostezos que provocan.

Esto, en general, está cambiando gracias al surgimiento de tipos y tipas como yo.

Y si tus textos están por ahí como quien pone floreros y convierten lo mismo que los floreros, te recomiendo que te pongas las pilas con este tema.

Puedes empezar ya, ahora mismo, suscribiéndote aquí:

Si lo haces, en dos minutos recibirás un mail en el que te cuento cómo colapsé en un aeropuerto por culpa de un eslogan falsario.

Ser parte de esa lista te interesa si:

  • Eres emprendedor o tienes un negocio y has entendido que la clave es el marketing.
  • Si has tenido la gran lucidez de creer que a escribir persuasivo se aprende y quieres empezar hoy.
  • Si te toca escribir/comunicar por curro o por lo que sea, lo haces mal y lo sabes.
  • O si por contra, vives en el error de creer que escribes bien pero quieres mejorar.

No te interesa si: 

  • Tu mundo no tiene una correlación directa entre mejor comunicación/mayores beneficios.
  • Si crees que el email marketing de calidad es intrusismo y una interrupción en tu rutina diaria.
  • Si, por lo general, que te vendan cosas te agrede.
  • Si el comportamiento humano y sus misterios son asuntos que te son completamente ajenos.

Tú decides.

Decía: No sabes escribir y es perfectamente normal. 

Repito: Cómo vas a saber si no has practicado. 

Muy poca gente sabe escribir y suele coincidir con que es la gente que se pasa el día escribiendo. 

Si tu día a día no es así, o eres un genio o no sabes escribir. 

Si hasta aquí estamos de acuerdo, recapitulamos: 

Tú estás aquí porque necesitas un storyteller o un copywriter, es decir, alguien que te escriba algo o te enseñe a hacerlo. Una carta o página de ventas, una serie de emails, un discurso, un guión, una historia… o sea, un texto persuasivo. 

Y provocar una reacción en alguien: tus potenciales clientes, tus empleados, tus superiores, tus espectadores, tus oyentes, tus inversores… 

Hay un punto A y quieres llegar a un punto B.

Yo hago eso todo el día y también tiene muchos nombres: Escritura persuasiva, copy persuasivo, narrativa de marca… tienes todas las etiquetas que quieras, pero lo único que hago es escribir.

Lo diré una última vez para que me oiga Google: necesitas un copywriter o un storyteller. Un copywriter o un storyteller. Un copywriter o un storyteller. Un copywriter o un storyteller.

(No intento crear eco escrito. Es un tema de SEO).

O puede que no. Puede que hayas llegado aquí porque, como decía arriba, te has dado cuenta de que la clave es el copy y quieres aprender a manejar con soltura este noble arte.

Entonces, sigue conmigo un poco más. Puede que aquí haya algo para ti.

Y podemos empezar ahora mismo👇

Suscríbete ahí arriba y:

Recibirás una serie de 15 correos.

Espera.

Esta lista tiene algo distinto de casi todas las listas a las que estás suscrito.

-Qué.

-Que te va a gustar.

-¿Cómo lo sabes?

-Te doy un dato que puedes creer o no: Tasa de apertura del 74%.

Uno cada día. Entre las 10 y las 11 de la noche, para que los leas en la cama o cuando te despiertes al día siguiente. Será un honor para mí acompañarte en tu momento de alivio matutino.

Y no hace falta que los leas todos, son autoconclusivos.

Eso sí, esos 15 mails conforman, en sí mismos, un manual muy potente de eso que hablábamos ahí arriba: copywriting y storytelling.

—¿Un manual? ¿Te vas a poner a enseñarme cosas?

—No. Te las voy a mostrar. Y al final, si has leído con atención, tendrás materia suficiente para replantear los fundamentos de tu comunicación y visualizar una nueva dirección más eficaz y más auténtica.

¿Eso qué quiere decir? 

No preguntes tanto.

Ponte a leer y a ver qué pasa. Si te aburres, te piras y ya. Si eso pasa, no merezco una segunda oportunidad.

Por qué.

Porque vendo escritura persuasiva: te tengo que demostrar que todo lo que escribo se lee y escucha hasta el final.

Y eso, en esto de escribir por internet, de darnos todos de codazos por que nos hagan casito, no es poca cosa.

Vendo lo contrario a la indiferencia, que es con máxima seguridad, lo que estás provocando con tus textos actuales y lo que está provocando tu competencia con sus textos actuales.

(Es normal: el 99% de los textos provocan indiferencia).

Y es muy importante que recuerdes esto:

Vendo, en resumen, lo siguiente: lo que escriba para ti atrapará la atención de tu audiencia hasta el final en la era del TDAH colectivo.

Y eso es distinguirte, atraer foco, memoria, boca a boca: Ventas.

Algunos emails serán cortos y otros más largos, pero te indicaré cuánto vas a tardar en leerlos.

Te contaré historias como estas:

De cuando, jugando a ser vagabundo pop en Australia y vendiendo cuadros falsos a puerta fría, entendí algo clave sobre lo que necesitas que haga por ti.

De cuando cinco cameruneses me descubrieron la regla número uno del storytelling. (y no, esa regla no es «emocionar a tu audiencia», es algo un poco más técnico).

De cuando me gasté 5000 euros en una web que arruinó mi negocio y aun así me salió rentable.

Son historias para que entiendas por qué hago lo que hago, cómo lo hago y qué hay ahí para ti.

Y son historias donde también te cuento algunas cosas que me cabrean, que me hacen gracia o me desesperan.

Si resulta que coincide con las cosas que a ti te cabrean, te hacen gracia o te desesperan, trabajar juntos no solo será más fácil sino que será una fiesta.

En todas ellas habrá un mantra oculto, una idea simple: que unos buenos textos, con su buen ángulo y su estrategia son necesarios para tu supervivencia.

Lo que sí te puedo prometer es que si tus textos los has escrito tú -que ya hemos quedado en que no sabes escribir porque no has practicado- estás perdiendo mucha más pasta de la que me vas a pagar, y hay que hacer algo con eso ya. 

Deja que te dé algunas pistas para evitarlo

Y una vez que hayas recibido las historias, te unirás al hilo de correos recurrentes en los que seguiré intentando mostrarte de qué va esto de la escritura persuasiva y por qué es fundamental para tu vida a no ser que vivas en una cueva.

Y eso es todo.

Si pasas de rollos porque ya me conoces, porque te fías o porque tienes prisa y quieres que trabajemos juntos, podemos saltarnos los preliminares.

Pero antes, por favor, lee atentamente el contacto y tabla de precios:

Contacto:

Para poder escribirme, suscríbete a mi canal si no lo has hecho ya. Encontrarás mi dirección en el remitente de los correos.

Tabla de precios:

  • Mi facturación mínima es 700€.
  • Cosas de más de 700€ y menos de 1.000€, trato de evitarlas. Solo acepto las que pueda hacer en 24 horas y dependiendo mucho de si congenio con la misión del cliente. Un taller online o una consultoría en directo contigo, por ejemplo. 
  • No escribo nada por menos de 1.200€ (si no crees que lo que escribamos te vaya a reportar, por lo menos, el doble, estamos empezando mal).
  • Cobro la mitad por adelantado y un 25% por la reserva (que se descuenta de la primera mitad por adelantado, si es el caso). Puedo ser flexible con esto, pero así es como te pediré que lo hagamos.
  • El trabajo empieza con la recepción de la transferencia y termina cuando esté terminado. Tú ya me entiendes.

Por favor: escríbeme solo si aceptas la tabla.

No quiero que ni tú ni yo perdamos nuestro valioso tiempo.

Y esto no es otra cosa que atención al cliente.

Y sin nada más que añadir por aquí y por ahora. 

Te deseo un feliz día. 

Pablo

Y recuerda, soy tu hombre si quieres cambiar esta realidad:

Política de Privacidad y Cookies