Mail 13/15 formación

Esto es solo una parte del texto:

(…)

Imagina que tu empresa contrata una formación para aprender a tocar el piano. Y viene un tío con su piano, te explica cómo funciona el piano, te cuenta dos básicos de armonía y tres de ritmo y te enseña a poner un do mayor. Luego te interpreta un nocturno de Chopin para que veas como se toca el piano y se pira. 

Me sigues ¿verdad?

Aprender es una cosa compleja. Requiere de un talento mínimo, de muy buena disposición —cosa rara en una formación de empresa— y, sobre todo, de muchas horas de práctica. 

Esta afirmación, obvia como una casa, no la suelen tener en cuenta los contratantes de formación de las empresas del mundo.

Y así, pasan por sus salas líderes y coaches y negociadores y narradores y peña con su piano, su viola o su coconut kalimba y les enseñan a poner el do mayor y se van.

(…)

Podrás seguir leyéndolo en 13 días si pasas por aquí:

⬅️ Volver